Miércoles, Agosto 23, 2017 República del Perú
   
Text Size

EN MEDIO DE LAS TEMPESTAD SE EVITÓ 2 MUERTES MATERNAS

En Sayapullo y Cascas trabajadores de Salud salvaron la vida de dos mujeres gestantes.

Un apuesta, un reto, una razón de avanzar, más allá de los obstáculos geográfico, logístico, de cultura y costumbre es el evitar que una madre se muera, originando –por cierto- todo un desenlace traumático en la familia que la sufre, pues es sabido que sin la madre ningún hijo crecerá igual. Y en ese camino agreste, cruel, accidentado y sin la visibilidad necesaria el trabajador de salud se traslada por los aires liberteños, esos aires con caídas de agua a raudales, los mismos que convierten los lagos en ríos y lodazales, como los que ahora se viven, sobre todo, en los pueblos de nuestra serranía.

Pero el corazón de cada uno de los trabajadores de Salud se vuelve mucho más fuerte como de los que nos hablaba el buen Ciro Alegría en su Serpiente de Oro, avanzando y avanzando frente a la fuerza y bravura de las aguas del río Marañón. “Tú tienes la bravura de tus aguas y yo tengo la fuerza de mi corazón”, decía el laureado escritor huamachuquino

Así lo entiende es trabajador que está en nuestra sierra. Y el reto asumido es inquebrantable para su propósito: evitar muertes maternas. No hay cosa más grande en la vida que la vida misma. Es una razón de alegría de regocijo. Y la felicidad más beneplácito que llena de orgullo a un obstetra, a una enfermera, a un médico, a un trabajador de Salud es precisamente el devolver a la vida a una persona y mas si es una mujer gestante.

La bravura de las aguas del gran río Marañón del que nos habla Ciro Alegría hablan por sì sólo porque a su camino no sólo lleva oro, también lleva lo que le da la lluvia y las caídas de huaicos.

No hay obstáculo que valga para evitar una muerte materna, convertido ahora en una problema de salud Pública mundial. Y la Libertad está en el camino de enfrentar con lo que tenían en sus manos para hacerle frente y disminuirlas en nuestro territorio por demás agreste y complicado

Si bien es cierto cifra de fallecimientos alcanzó cifras alarmante en los últimos años, también es muy cierto que se han llevado a cabo una serie de estrategias para evitarlas, a tal punto que estas estrategias van desde los mensajes de texto hasta el dialogo constante con la gestante y con la familia para los controles, hasta la importancia de una vida.

La Gobierno Regional La Libertad ha confiado el tecnicismo y liderazgo del médico Víctor Alvarado Cáceres, quien se ha puesto la camiseta para devolver a la región el sitial que siempre tuvo a nivel del resto del país. Y su preocupación fue grande ayer cuando dos madres gestantes se batían entre la vida y la muerte en medio de la tempestad de las lluvias, los truenos y relámpagos.

Son muertes que s ele podían de entre las manos por los complicados que se habían convertido estos partos: los ren la zona de Gran chimú. Una por Sayapullo y el otros en Cascas, en zonas que habían quedado aisladas por la bravura de las aguas y los cortes de carreteras, que por lo general son agrestes.

La mortalidad materna no sólo es un problema de salud pública sino también de derechos humanos y justicia social, es por ello que se viene realizando un trabajo en conjunto entre el sector salud y otras dependencias del gobierno regional, para que los índices de mortalidad materna sigan disminuyendo, nuestra Región La Libertad.

Lo que se vivió fue todo un drama episódico. Desde la Geresa la obstetra encargada de la estrategia con el gerente regional impartiendo instrucciones por el celular a los que llevaban a las pacientes de diferentes lugares y de inmediato la preparación de las camas en el Hospital Regional para su atención apenas llegaran. Y de igual forma la gestión con los colegas del Hospital de Cajamarca para su apoyo a la llegada de la gestante que estaba más cerca a esa zona que a Trujillo.

Y todo ello fue todo un drama kafkiano hasta un final de alegría y emoción de salvarse una vida. Todo en medio de la tempestad y tormentas de las lluvias. Defensa Civil, brigadistas de Salud, paciente y población, trabajaron en forma articulada y de esa manera evitaron una muerte materna en la zona de Gran Chimú. La gestante María Bobadilla tuvo complicaciones en su parto y originó que los trabajadores de Salud junto con los de Defesa Civil se trasladen de inmediato junto con la obstetra Elizabeth Cruz Melquiades para salvarle la vida

Pese a la emergencia de los diagnósticos de Pre-clampsia severa y desproporción fetal pélvica y en medio de lo accidentado que se tornó la atención por las lluvias y lo difíciles de las vías de comunicación lograron finalmente llegar hasta el Hospital Regional Docente de Trujillo tras una verdadera odisea en los andes de Gran Chimú. En tanto, la otra gestante fue finalmente llevada a Cajamarca, donde también se le salvó la vida.

Hasta el momento son más de una treintena de vidas salvadas. Y todo hace indicar que la disminución de muertes maternas, es un hecho en La Libertad.