Viernes, Junio 22, 2018 República del Perú
   
Text Size

LA DEPRESIÓN Y EL ALCOHOL SON LOS PROBLEMAS MÁS FRECUENTES DE LA SALUD MENTAL

La Geresa realiza reunión técnica para tocar ese tema como un problema crucial en la salud mental comunitaria.

El consumo de alcohol es en Latinoamérica y el Caribe el principal factor de riesgo para la salud de la población por encima del tabaco. La depresión y el alcohol son los problemas más frecuentes en salud mental.

Así lo ha dado a conocer la Organización Mundial de la Salud (OMS), agregando que el 25% de la población de las grandes ciudades necesita o necesitará apoyo durante su vida y que los trastornos mentales están dentro de las cinco primeras causas de enfermedad en nuestra región.

Según ese mismo estudio, las enfermedades neuropsiquiátricas ocuparon el primer lugar, produciendo una pérdida de 1,010,594 años de vida saludable perdidos de la población peruana (17,4% del total) que representa una razón de 33,5 por mil habitantes. Además se asocian con elevados costos económicos y sociales.

En ese sentido la Gerencia Regional de Salud La Libertad realizó una reunión técnica para tocar ese tema como un problema crucial en la salud mental comunitaria y fortalecer las competencias técnicas del personal de la salud contratado en los centros de salud mental comunitaria que permitan garantizar el acceso a prestaciones de salud mental adecuada y de calidad en dichos establecimientos.

Asimismo, la Geresa a través de su Programa Presupuestal Control y Prevención en Salud Mental, tiene previsto para este año 2018 la creación e implementación de 04 Centros de Salud Mental Comunitarios que funcionaran en La Esperanza, Huanchaco, Otuzco y Huamachuco; por lo que se ha venido coordinando con las municipalidades para establecer los convenios correspondientes.

Precisar que en nuestra región ya se cuenta con 05 Centros de Salud Mental Comunitario, los mismos que se localizan en los distritos de El Porvenir (02 Buen Pastor y San Crispín), Florencia de Mora (1), Trujillo (1) y Chao (1) en la provincia de Virú.

Dichos centros comunitarios vienen funcionando desde el año 2015 lo que garantiza que las personas con problemas de salud mental tengan acceso universal y equitativo a las intervenciones de promoción y protección de la salud.

Asimismo, que los pacientes accedan a servicios de prevención, tratamiento, recuperación y rehabilitación psicosocial, con visión integral y enfoque comunitario de derechos humanos, género e interculturalidad, en los diferentes niveles de atención.

El trabajo se realiza en coordinación con redes (EESS de 1er nivel de atención, entidades públicas, privadas, municipios, organizaciones de base, etc.), buscando fortalecer el trabajo mancomunado para una sola meta: Población atendida en Salud Mental.

Por otro lado, dada la prevalencia de los problemas de salud mental y de la dependencia de sustancias en adultos y jóvenes, no sor¬prende que exista una enorme carga emocional así como financiera para los individuos, sus familias y la sociedad en su conjunto.

Los impactos económicos de las enfermedades mentales se expresan en la disminución del ingreso personal, en la habilidad de la persona enferma - y, frecuentemente, de sus cuidadores - para trabajar, en la productividad en el ámbito de trabajo, en la contribución a la economía nacional, así como en el aumento de la utilización de los servicios de atención y apoyo.

Todos estos temas se vieron en su conjunto durante la reunión técnica de Farmacoterapia en la Salud Mental Comunitaria que se llevó a cabo los días 23 y 24 de mayo en nuestra ciudad con la presencia de los diferentes profesionales de la Salud Mental.